140 caracteres para contarlo todo en la red social de más éxito: Twitter

Desde que en julio de 2006, Jack Dorsey, creara esta red social, Twitter ha conseguido más de 500 millones de usuarios. Editado en más de 30 idiomas, se ha convertido en una fuente de ingresos multimillonarios.

Y, ¿a qué se debe tanto éxito?

Su funcionamiento es muy sencillo. Uno se registra, con un nombre de usuario, y su nombre real, e incluye una fotografía. Además, dentro de su perfil se pone una frase que le describa.
Una vez se haya creado el perfil, solo queda buscar a los usuarios que uno quiera seguir. Es decir, que uno puede ser seguidor de todas las personas que quiera. Es su principal misión, poder leer a otros usuarios. Y a partir de este momento, uno es libre de escribir lo que quiera, en 140 caracteres.

Twitter, se ha convertido en la red social con más éxito del planeta. Nació para ser un intercambio de mensajes entre usuarios, y ha llegado a ser la red más popular.

Artistas, políticos, actores, y cualquier persona que tenga Internet, escribe sus pensamientos y opiniones constantemente. Obama, Justin Bieber, Rubalcaba o Rajoy, son algunos de los usuarios de esta red.

Con este intercambio de mensajes, la polémica está siempre servida. En numerosas ocasiones, personas públicas, han publicado por error comentarios o fotografías que no deseaban.

El que fuera actor de la serie norteamericana, Dos hombres y medio, Charlie Sheen, publicó por error en un tweet, su número de teléfono. Los más de 5 millones de seguidores, pudieron leerlo, y el actor tuvo que cambiar de móvil. En España, también ha sucedido algo parecido. El famoso caso de la presentadora Paula Vázquez, dio mucho que hablar. La presentadora, publicó sin darse cuenta un parte médico, en el que aparecía su número de teléfono. Sus seguidores, comenzaron a llamarla, y molestarla, hasta que Paula Vázquez, muy enfadada, comenzó a colgar los teléfonos de las personas que no dejaban de llamarla. Finalmente cambió de teléfono, como Charlie Sheen.

Otros personajes públicos, como Paco León, han hecho campañas para conseguir más seguidores. El actor principal de la serie Aída, dijo a través de un Tweet, que si llegaba al millón de seguidores, publicaría una fotografía de él mismo, desnudo. Y así lo hizo. El mismo día en que llegó al millón de usuarios, colgó una foto, como su madre le trajo al mundo.

Los medios de comunicación aprovechan esta red, para publicar enlaces a sus noticias principales. Los programas televisivos, también crean su propio título, llamado Hastag, para comentar mientras se emite, lo que va sucediendo con otros usuarios.

Interactivo, polémico, novedoso..Twitter, sirve hasta para encontrar empleo. Miles de usuarios publican su trabajo, y muchos empresarios ofertan puestos de empleo.

Esta red social, se ha convertido en una fuente de información, aunque siempre hay que contrastar, a través de la cual, millones de personas, expresan sus opiniones.

100 montaditos, ¿una franquicia rentable?

No es la fórmula mágica para acabar con el paro y requiere de un esfuerzo ímprobo además de una importante inversión. Emprender es una de las alternativas para quienes no tienen empleo o para quienes quieren un paso más allá y montar su propio negocio. Hay que hacerlo bajo el prisma del sentido común porque no es fácil ni mucho menos y requiere de una capacidad de trabajo y sacrificio de la que no todo el mundo es capaz.

La fórmula de la franquicia permite al emprendedor iniciar ese camino con la ayuda de una marca ya consolidada y de la mano de un franquiciador. A pesar de la crisis hay negocios que están funcionando y creciendo muy rápidamente como es el caso de los “100 Montaditos”, una franquicia de restauración que ha sido todo un éxito en nuestro país. Pertenece al grupo Restalia que cuenta también con marcas como “La Sureña” y en 2012 fue una de las franquicias de mayor crecimiento en España, se abrieron más de 60 locales en nuestro país, y en 2013 alrededor de 100 más, aunque el foco de atención está ahora puesto en su expansión internacional. El principal mercado en el que quieren entrar es en Estados Unidos ya que, según parece, su mercado está más receptivo a los productos que llegan de España, más que la propia Europa.

Restalia lo ha conseguido entre otras cosas, reduciendo los costes al máximo y optimizando recursos. De este modo antes de la crisis hacían falta 300.000 euros para abrir una franquicia de 100 Montaditos, ahora con la mitad de inversión se consigue regentar un local de esta franquicia.

El concepto de traspasar las tiendas “Todo a cien pesetas” a la restauración desembocó en la creación de esta insignia de la restauración en la que el reclamo es el precio ajustado de sus productos, tanto los montaditos como la cerveza. Además, a tenor de la crisis el cliente tiene la posibilidad de aprovechar los miércoles cuando el precio de los productos se ajusta para atraerá más clientela, los montaditos y las bebidas se cobran a un euro. Ante el éxito de público se amplía esta promoción a los domingos y en 2013, viendo que la crisis aún no remonta, la cadena da un paso más y presenta sus montaditos los lunes a 50 céntimos. Es cierto que la franquicia ha variado sus cartas y ha ajustado los ingredientes de sus montaditos para obtener algo más de margen en esos días en los que la oferta parte hasta el euro.

Sea como fuere, es una franquicia rentable, que se amortiza en menos de tres años y que está funcionando muy bien en estos tiempos de crisis. Como clientes también es conveniente ser conscientes del precio que se paga por cada montadito, por un euro tampoco se puede pretender tener un barco de guerra. La relación calidad-precio en esta franquicia es correcta y para el franquiciado es una buena opción, el mayor hándicap es la inversión inicial requerida, los 150.000 euros que hay que poner encima de la mesa.

50 sombras de Grey, el sexo sigue vendiendo 

En pleno siglo XXI los resortes que hacen saltar la curiosidad del ser humano siguen siendo los mismos que veintiún siglos atrás. El sexo mueve miles de millones de euros como negocio y abrir la puerta a la literatura erótica ha confirmado que es así. Es curioso que “50 sombras de Grey” sea un libro considerado para un público femenino lo que indica dos cosas, en primer lugar que las mujeres leen más que los hombres y en segundo lugar que hay una falsa liberación de la mentalidad sexual de las mujeres.

Si una historia con cierto toque de morbo y tintes eróticos vende miles de ejemplares, algo se está haciendo mal en el terreno de la educación sexual nacional. Y es que parece que subyace cierto lastre en el tema del sexo, como si hubiera que arrastrar un sentimiento de culpabilidad por dar respuesta a un instinto natural que está presente en todas las especies que habitan la tierra. Es primordial dar la normalidad que tiene al sexo, lo que no ha de interpretarse como la invitación a los menores de edad al libertinaje, que es la segunda lectura que se suele hacer a este tipo de frases.

El ámbito sexual en sus diversas vertientes es un filón de hacer dinero, el último descubrimiento son esas páginas webs que ofrecen aventuras a personas casadas y que además les facilitan una coartada para el día en cuestión en el que van a cometer el desliz. Ahora el público femenino se revoluciona con una lectura y algunas frases subidas de tono, lo que confirma que en realidad tampoco hemos avanzado tanto desde Atapuerca.

Es un instinto que forma parte de la naturaleza humana y el hecho de haberlo reprimido durante siglos ha provocado que sea todavía hoy algo de lo que no se habla con naturalidad, o que se relega a un libro. No está mal que se vendan libros en España, de índole sexual, histórica o sobre cocinar al vapor, pero no deja de ser llamativo que sea precisamente este libro el que se sitúe entre los más vendidos.

Y no hay que perder de vista que en el fondo subyace una historia de amor que vende cómo alguien cambia por amor a una persona. Volvemos a repetir patrones aprehendidos y a crear falsas expectativas en general entre el público femenino. Es como las películas de Walt Disney, luego hay que esperar al príncipe azul que no existe y llega la frustración. Igual que los cambios de personalidad a fondo, nadie cambiar por nadie, si lo hace es por su propio interés.

Sirva Grey para quitar tabúes en algunas mentes sobre todo femeninas, para leer más en este país en el que hace falta mucha lectura y sobre todo sirva para perderle miedo al sexo como tal. Tiene la importancia que tiene, ser una parte más de la vida de cada uno. Mientras eso no se normalice, seguiremos oyendo cuchichear cuando salga la palabra sexo en cualquier conversación.
Por cierto, sobre el tema, el Marqués de Sade ya escribió todo lo que tenía que escribir. Escandalizarse con Grey significa no poder leer a Sade, sería peligroso para algunos corazones.

Siete precauciones a tomar antes de descargar Skype en nuestra oficina

Skype, la aplicación informática que nos permite mantener videoconferencias y llamadas a través de internet de forma gratuita o a muy bajo coste, puede ser una herramienta muy útil para reducir costes. Esto le viene bien a cualquier empresa sea cual sea su tamaño. La cuestión es, ¿plantea Skype riesgos a la empresa? Y si es así ¿qué puedo hacer para prevenirlos?

En sí mismo, Skype no plantea más problemas de los que puede representar otro sistema de comunicación. Al enviar sus datos a través de la red es posible su intercepción, pero Skype codifica las comunicaciones y, por tanto, resulta difícil que un extraño pueda acceder a ellas. También existe el riesgo de que nuestra cuenta Skype se convierta en una puerta para el acceso de software maligno: virus, spyware, etc.

No obstante, al igual que cuando instalamos cualquier otro programa debemos dar algunos pasos previos que de alguna manera puedan prevenir un futuro mal uso o una penetración de usuarios malintencionados.

1. Debemos tener un sistema antivirus actualizado y operativo que analice tanto las descargas de programas como los documentos que entren en el ordenador ya que Skype permite el envío de documentos además de posibilitar llamadas y videoconferencias.

2. Tener un cortafuegos (firewall) el cuál nos permite evitar intrusiones no autorizadas. Siempre que un programa intente descargarse por sí solo de internet nos pedirá autorización y a veces incluso cuando hayamos dado la orden nosotros mismos nos pedirá confirmación.

3. Hay que tener actualizado nuestro software ya que suele contar con las últimas versiones de herramientas de seguridad. Además, si queremos descargar la última versión de Skype puede necesitar complementos que aún no tengamos instalados.

4. A la hora de descargar el programa, hacerlo desde la web oficial para evitar instalar una aplicación que pueda haber sido manipulada.

5. Skype puede además ser empleado por algún trabajador descontento para filtrar información. Se han desarrollado programas que permiten filtrar los contenidos de los mensajes, el tipo de archivos enviados o el “peso” (en megabytes) que tienen a fin de rastrear comportamientos sospechosos. Hacerse con alguno de estos programas puede ser de utilidad a fin de prevenir este tipo de riesgos.

6. Además, si vamos a usar Skype aquellos empleados que serán los usuarios deberían de recibir una mínima formación sobre los riesgos que plantea y sobre su correcta utilización. Técnicas para detectar posibles envíos de documentos con software malicioso, concienciación con problemas con el robo de identidad online y otras amenazas que la utilización de este sistema pueda representar.

7. Skype, desde su adquisición por Microsoft, ha incorporado, por un lado, el antiguo Hotmail y su mensajería instantánea y; por otro, conectividad con otras redes, por lo que es necesario tenerlo en cuenta a la hora de utilizar Skype en la empresa. Por ejemplo, las actualizaciones que hagamos de nuestro perfil en Skype podrán ser vistas en facebook así que debemos preparar una política de usos de Skype y redes sociales que oriente en el manejo de estas herramientas a nuestros empleados.

Siguiendo estas indicaciones, y como siempre, usando el sentido común podemos disfrutar en nuestras empresas de las ventajas que nos ofrece un sistema de comunicación con el que podemos abarcar cada rincón del globo desde nuestro despacho. Y gratis.

5 cosas que debes saber antes de exportar productos desde España

En tiempos de crisis hay que buscar nuevas ideas de negocio y la exportación es una de ellas. Exportar quiere decir vender el producto manufacturado fuera de España. Sin embargo, antes de lanzarse a la aventura, hay que tener claras unas bases.

En primer lugar, el empresario debe pensar en positivo. Aunque la situación económica no ayude a hacerlo, siempre hay soluciones antes de decidir cerrar el negocio. En este sentido, hay que tener claro que el mercado de consumidores está en todo el mundo. De hecho, no hay que centrarse solo en el propio país, si no que hay que pensar a lo grande. Así que cualquier producto puede tener buena acogida fuera de nuestras fronteras.

Para que el producto que se quiere vender al exterior tenga más éxito, se debe potenciar siempre la marca España. Aunque haya mucha gente que no lo sepa, en el extranjero nos tienen estima. Lo fundamental es saber vender el producto en envases que llamen la atención y aún mejor si puede tener alguna seña que lo identifique como españoles.

Como tercera idea, es bueno tener en cuenta qué buscan los consumidores. Por ejemplo, a un país donde haga mucho frío, no podemos pretender venderles una línea de bañadores. Es muy evidente, pero hay que tener muy claro a quién estamos vendiendo. Para ello, es conveniente realizar un estudio de mercado en los países en los que estamos interesados en vender nuestro producto. El análisis nos permitirá averiguar si existen productos similares en ese mercado y, en caso de que así sea, habrá que darle un toque diferente a nuestra oferta que atraiga a los consumidores.

Como en cualquier otro negocio, el empresario debe tener claro que su producto va a tener buena acogida y no aventurarse a producir en grandes cantidades para llenar los almacenes con mercancía sin salida. Este punto es más importante cuando vamos a exportar. Antes de producir un gran camión para exportar hay que asegurarse de que se va a vender. Por muchas ganas que uno tenga de comerciar en el extranjero, tiene que tener una garantía de que va a funcionar. Para ello, lo mejor es fabricar por lotes con las cantidades que tengamos apalabradas con el comerciante del país extranjero. Establecer fechas de entrega con la persona que se encargará de darle salida a nuestros productos en el extranjero. De esta manera, no perderemos beneficios por haber enviado más de lo que se va a vender.

Por último, es importante que no dejemos desprotegido nuestro producto. Es decir, porque estemos vendiendo en el extranjero no significa que no haya que registrar el producto. Debemos tener un catálogo, en caso de que sean varios productos, con nuestra marca registrada. De esta manera, si a alguien en el país receptor se le ocurre copiar nuestra idea, no podrá hacerlo.

A partir de aquí el éxito está en el empeño del empresario. Aunque controlar la venta de un producto desde lejos no sea fácil, puede ser una buena salida para obtener beneficios. Lo más importante es que vendamos productos que sepamos que van a ser vendidos en el país donde queremos realizar la exportación.