100 montaditos, ¿una franquicia rentable?

No es la fórmula mágica para acabar con el paro y requiere de un esfuerzo ímprobo además de una importante inversión. Emprender es una de las alternativas para quienes no tienen empleo o para quienes quieren un paso más allá y montar su propio negocio. Hay que hacerlo bajo el prisma del sentido común porque no es fácil ni mucho menos y requiere de una capacidad de trabajo y sacrificio de la que no todo el mundo es capaz.

La fórmula de la franquicia permite al emprendedor iniciar ese camino con la ayuda de una marca ya consolidada y de la mano de un franquiciador. A pesar de la crisis hay negocios que están funcionando y creciendo muy rápidamente como es el caso de los “100 Montaditos”, una franquicia de restauración que ha sido todo un éxito en nuestro país. Pertenece al grupo Restalia que cuenta también con marcas como “La Sureña” y en 2012 fue una de las franquicias de mayor crecimiento en España, se abrieron más de 60 locales en nuestro país, y en 2013 alrededor de 100 más, aunque el foco de atención está ahora puesto en su expansión internacional. El principal mercado en el que quieren entrar es en Estados Unidos ya que, según parece, su mercado está más receptivo a los productos que llegan de España, más que la propia Europa.

Restalia lo ha conseguido entre otras cosas, reduciendo los costes al máximo y optimizando recursos. De este modo antes de la crisis hacían falta 300.000 euros para abrir una franquicia de 100 Montaditos, ahora con la mitad de inversión se consigue regentar un local de esta franquicia.

El concepto de traspasar las tiendas “Todo a cien pesetas” a la restauración desembocó en la creación de esta insignia de la restauración en la que el reclamo es el precio ajustado de sus productos, tanto los montaditos como la cerveza. Además, a tenor de la crisis el cliente tiene la posibilidad de aprovechar los miércoles cuando el precio de los productos se ajusta para atraerá más clientela, los montaditos y las bebidas se cobran a un euro. Ante el éxito de público se amplía esta promoción a los domingos y en 2013, viendo que la crisis aún no remonta, la cadena da un paso más y presenta sus montaditos los lunes a 50 céntimos. Es cierto que la franquicia ha variado sus cartas y ha ajustado los ingredientes de sus montaditos para obtener algo más de margen en esos días en los que la oferta parte hasta el euro.

Sea como fuere, es una franquicia rentable, que se amortiza en menos de tres años y que está funcionando muy bien en estos tiempos de crisis. Como clientes también es conveniente ser conscientes del precio que se paga por cada montadito, por un euro tampoco se puede pretender tener un barco de guerra. La relación calidad-precio en esta franquicia es correcta y para el franquiciado es una buena opción, el mayor hándicap es la inversión inicial requerida, los 150.000 euros que hay que poner encima de la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *