2014 ¿inminente adiós a la crisis?

Todas las miradas están puestas en 2014 para que se convierta en el año de la recuperación económica. Varios expertos apuestan por este vaticinio, aunque otros alertan de los riesgos que empaña esta visión llena de optimismo e ilusión.

A pesar de que las últimas estadísticas a cierre del ejercicio 2013 han sido bastante positivas con respecto a 2012, aun quedan muchos cabos sueltos que atar para que en 2014 despidamos a la peor y más dura de las crisis financieras de las últimas décadas. Los múltiples estudios procedentes de prestigiosas casas de análisis financieros y bancos de inversión alertan de los múltiples riesgos a los que aun hay que hacer frente.

Con la llegada del 2014 se cumplen siete años desde que estallara la crisis financiera que ha sacudido a gran parte de la economía mundial. Con su llegada se han destruido miles de puestos de trabajo, se han cerrado multitud de empresas, ha aumentado el paro de forma notable, ha disminuido considerablemente la renta de las familias y el consumo ha caído inexorablemente. Una lamentable situación que tiene puesta todas sus esperanzas de crecimiento en este nuevo año que comienza.

Pero parece que en 2014 no se verá por fin la ansiada luz del túnel. Según los analistas, se habla de convergencia con tendencia a la baja en el crecimiento económico. El crecimiento medio del PIB en un periodo de cinco años dentro de las economías desarrolladas se encuentra en uno de los niveles más bajos, situándose cerca de los valores que existían en la década de los treinta, recordada como los años de la “Gran Depresión”.

Los obstáculos a los que hay que hacer frente son principalmente corregir las cifras de desempleo, conseguir ajustar el nivel de las deudas y corregir todos los desequilibrios que la crisis ha provocado durante estos años. Según los expertos de Blackrock, las economías se encuentran en una fase de débil crecimiento que poco a poco intentan recomponerse pero de forma muy lenta.

Además a esta situación hay que sumar el frenazo que han vivido las economías de los países emergentes en el último año. A pesar de ello y según los vaticinios, Estados Unidos se prevé como el astro que va a brillar por excelencia en este 2014 gracias a la salida a flote de su economía. Durante los últimos meses, Estados Unidos ha trabajado duro para sanear a través de políticas gubernamentales el sector financiero y el inmobiliario. Además, el repunte de las Bolsas ha favorecido a que las familias norteamericanas reduzcan sus deudas.

Según Bob Jolly, directivo en el área de macroeconomía de Schroders, la economía europea va con un retraso de 18 meses con respecto a la de Estados Unidos. El estancamiento de las economías de los países que conforman la zona Euro parece tener su causa en la obstinación de los bancos a incrementar el crédito para las empresas. Además, con la Troika vigilando desde cerca e imponiendo duras medidas correctoras parece que 2014 no va a ser el año en el que Europa pueda decir “adiós” a la crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *